Medicación

Las Técnicas de Reproducción Asistida precisan de unos medicamentos específicos para el buen desarrollo de las mismas. El objetivo de estos medicamentos es mejorar la cantidad y calidad de los ovocitos que se van a obtener.

Cada una de las técnicas precisará de unas cantidades concretas de medicación que irán también determinadas por las circunstancias de cada paciente. Para ello será necesaria la realización de un estudio previo al inicio de cualquier técnica.

Los medicamentos más empleados son hormonas estimulantes de la ovulación, como comprimidos de clomifeno, y las gonadotropinas, que son viales inyectables de forma subcutánea y, por lo tanto, pueden ser administradas por el propio paciente de forma cómoda e indolora. Estas hormonas tienen un efecto exclusivo sobre el ovario. El control en la administración de estas hormonas será supervisado por el ginecólogo a través de ecografía continuada mientras dure el tratamiento.

En ocasiones, después de finalizada la técnica se puedes emplear también comprimidos de estrógenos y progesterona para favorecer la implantación.