Preservación de la Fertilidad

La vitrificación de ovocitos es una técnica destinada a conservar los gametos femeninos con el fin de dar una oportunidad de ser madres a aquellas personas que por circunstancias profesionales o personales deben posponer su maternidad.

El periodo más fértil de la mujer, entre los 20 y los 35 años coincide con su desarrollo personal o posicionamiento laboral.

El problema se plantea cuando a partir de los 35 años las tasas de fertilidad van descendiendo y de los 40 años en adelante caen hasta el punto que en muchos casos no se puede conseguir la gestación con óvulos propios. En este caso, la mujer puede preservar sus propios óvulos para utilizarlos en el momento en el que se encuentre preparada para ser madre.

Hay enfermedades que requieren tratamientos que pueden provocar la esterilidad definitiva de la mujer en edad fértil (Radioterapia y quimioterapia). En estos casos, la técnica de vitrificación de óvulos les da la posibilidad de ser madres una vez recuperadas.

Esta técnica también se recomienda para aquellas mujeres que sufren algún trastorno que pueda ver comprometida su fertilidad tales como la menopausia precoz, la endometriosis o las enfermedades autoinmunes.

El proceso es sencillo y no supone un coste demasiado elevado. Se inicia con la estimulación de los ovarios y punción de los mismos (Primera y segunda fase de una FIV) para la obtención de los óvulos y su posterior vitrificación.

El éxito de la técnica siempre estará relacionado con la edad de la paciente y el estado de sus ovarios.