LA HISTEROSCOPIA

¿Qué es la histeroscopia?

La histeroscopia es una prueba diagnóstica que consiste en la introducción de una óptica, llamada histeroscopio, conectado a un monitor para observar el interior del útero. El histeroscopio se introduce  a través del cuello uterino para obtener una imagen directa  de la cavidad.

El estudio de la cavidad uterina está indicado en busca de malformaciones

¿Cómo se realiza la histeroscopia?

Podemos distinguir entre dos tipos de histeroscopia: la diagnostica y la quirúrgica.

La histeroscopia diagnostica es una prueba poco invasiva que se realiza en consulta y con la paciente consciente. Se canaliza el cuello del útero y se introduce el histeroscopio. La paciente podrá estar observando el desarrollo en todo momento. Una vez acabada la prueba, la paciente puede retomar su actividad habitual.

La histeroscopia quirúrgica se lleva a cabo en quirófano y con la paciente bajo sedación. Está indicada, a diferencia de la diagnostica, en pacientes que necesitan tratamiento de determinados procesos que afectan al útero.

¿Qué puede diagnosticarse y tratarse por histeroscopia?

La histeroscopia es una técnica fundamental en el diagnóstico de patologías benignas como pólipos endometriales, miomas submucosos, sinequias y tabiques, patología maligna como cáncer de endometrio y el tratamiento de patología uterina diversa: infertilidad, recanalización tubárica, entre otras.

Los pólipos endometriales: son pequeños tumores del tejido que recubre el útero. Son bastante comunes y dependiendo de su tamaño y ubicación pueden extraerse mediante histeroscopia en consulta o en un quirófano.

Los miomas: son tumores de las paredes del útero. Se pueden clasificar en submucosos, intramurales, o subserosos según se encuentren dentro de la cavidad, dentro de la pared o fuera de la cavidad. En muchas ocasiones, estos miomas pueden ser reseccionados por histeroscopia.

Las anomalías morfológicas: El tabique uterino es un exceso de tejido que separa el útero por la mitad. Mediante histeroscopia se puede quitar el tabique y normalizar la cavidad.

El útero dismórfico también se puede retocar con metroplastia en los laterales y el fondo para ampliar la cavidad

Las adherencias: Una lesión o infección en el endometrio pueden dañar el revestimiento y provocar la formación de adherencias (tejido cicatricial) entre las paredes internas del útero. El síndrome de Asherman es el término utilizado para describir las adherencias dentro del útero.

En medicina reproductiva, tiene una altísima utilidad, porque siendo un procedimiento ambulatorio, es una herramienta diagnóstica y terapéutica en el estudio y tratamiento de parejas infértiles